lunes, 28 de abril de 2008

¿ Diana Espinal o la historia de un amor?

Heredera de una tradición poética donde destacan nombres como Clementina Suárez, Juana Pavón, Roberto Sosa, Alexis Ramírez, Rigoberto Paredes, entre otros y perteneciente a una generación que a base de trabajo se ha labrado un nombre dentro de la poética contemporánea de Honduras, Diana Espinal nos sorprende con su tercer hijo literario. Me refiero al libro Del ladrido del sombrero a la escama del sol.

Con este libro Espinal viene a consolidar su poética, en la que destacan la libertad en la creación, el manejo del lenguaje, la forma y el contenido poético.

Para Camandari y González (1992), el poema es una concreción del lenguaje. Esta idea es sostenida por Bousoño (1976) cuando afirma que la emoción lírica viene siempre proporcionada por una sustitución realizada por la lengua. Además, recordemos que la libertad fue unos de los conceptos introducidos con el aparecimiento del verso libre (Utrera, 2001).

Espinal no es ajena a estos conceptos y los aplica no solo al momento de expresarse sino también cuando está construyendo su edificio lingüístico; es decir, el poema. La concreción lírica del lenguaje y el uso libre del mismo vienen expresados en la construcción de poemas en verso libre donde no se respetan las formas tradicionales y además, se juega con la plasticidad éste:
Ese color de cómplice
Se cubre las caderas con dos
I
M
P
U
D
E
N
C
I
A
S
O como ocurre en el poema 50:
Una moraleja de harapienta escritura
Deletreaba:
I n s t a n t á n e o
C o n v o c a d o s
I m p r e v i s t a s


La libertad se convierte en un concepto que deja de ser abstracto. Es perceptible en la creación poética y en la forma de expresión. El uso que se hace del lenguaje y de los diferentes recursos literarios nos demuestra que nos encontramos frente a una poeta que a paso seguro se apropia de los diferentes artificios de la palabra.


El libro en cuestión, tiene dos ejes temáticos que predominan en todo el texto: El Amor y el desamor. Sabido es que el amor es uno de los temas universales de la poesía y que la mayor poesía es la vida. Por lo tanto, su persistencia en la misma es reflejo de los diferentes estados en los que el poeta se encuentra. Espinal utiliza signos sugerentes para guiar al lector a donde ella quiere que éste llegue y para hacerlo sentir lo que ella quiere que éste sienta. Esto hace que el tratamiento de los ejes temáticos sea de manera tan fina que aunque esté describiendo un acto sexual no cae en la pornografía gráfica ni en la vulgaridad. Se trata de un amor puro de la amada hacia su amado, de un sentimiento sincero que necesita ser correspondido, pero que las diferentes situaciones de la vida lo impiden:
Ahora entiendo
Porqué tanto alacrán en la casa
Ahora entiendo
Porqué estallaban los focos así de la nada
Y
Porqué las lágrimas del techo se desmayaban
Y
Rompían la pantorrilla del primogénito

Pero ante la situación del desamor, la poeta se levanta para cantarle al amor:
Vamos a fusilar
Todos esos pececillos mudos que se remolinan
En nuestras lenguas
Así la poeta nace nuevamente con nuevos brillos, altiva y orgullosa de amar y ser correspondida.

El nombre el libro en una metáfora del ladrido del sombrero vendría a ser la estación del desamor, donde el ladrido cobra un simbolismo al ser el lamento por la ausencia del ser amado y a la escama del sol la estación donde el sol alumbra nuevamente con la presencia del ser amado.

Bibliografía
Bousoño, C. (1976). Teoría de ka expresión poética. Gredos: Madrid.
Comandadri Zanotti, J. G. y Gonzáles Huguet, A. C. (1992). “Poesía Salvadoreña de 1870-1930)”. Tesis para la obtención del título licenciado en Letras, Universidad Centroamericana José Simeón Cañas, San Salvador, El Salvador.
Espinal Meza, D. A. (2007). “Del ladrido del sombrero a la escama del sol”. Litografía López: Tegucigalpa.
Utrera Torremocha, M. V. (2001). “Historia y teoría del verso libre”. Padilla libros editores & libreros: Sevilla.

No hay comentarios: