lunes, 2 de junio de 2008

Eleazar Rivera Obtiene Premio "La Garùa"

El poeta salvadoreño Eleazar Rivera ha sido galardonado con el “II Premio Internacional de Poesía Joven La Garúa”, categoría internacional, organizado por la Editorial “La Garúa” de Santa Coloma de Gramenet, España.Para el joven poeta “el premio es importante porque viene a reafirmar que el trabajo que uno ha-ce es -hasta cierto punto-, aceptable.” Afirma que “con eso le estamos diciendo al mundo, aquí está la poesía salvadoreña. Y estos eventos, hacen que uno se evalué a sí mismo. No importa ganar, aunque cuando sucede, es motivo de alegría; lo importante es ver el nivel que uno ha alcanzado. Ver hasta donde uno ha llegado y de allí sacar conclusiones. Ganar un premio no quiere decir que uno sea mejor que otro. Los premios dependen del juicio del jurado. Con un jurado diferente el veredicto es distinto. Esto es un compromiso para trabajar más duro y tratar de crecer más.” Rivera, nacido en Santo Domingo, San Vicente, en 1976, no es ajeno a este tipo de galardones. El Libro al que se concedió el premio se llama “Ciudad del Contra-hombre”, en el cual, según el poeta, “hay un juego con la figura del Antihombre que había creado Pedro Geoffroy Rivas. Vengo yo y le doy vida al contrahombre, que en teoría soy yo y la ciudad es la ciudad de mi infancia: Santa Ana. Los textos son en prosa y a veces se vuelven bastante conversa-cionales, porque hablo con esa ciudad. Para mí, Santa Ana es mi interlocutora, aunque realmente nunca habla. Los temas son la infancia, la guerra, la migración, etc. Son poemas en los que experimento con la prosa poética y en los que busco nuevos vehículos de expresión, nuevas formas.”Este premio se concede a poetas jóvenes de España y a poetas internacionales. Ángel Padilla (Valencia, 1970) con “Funerales del caballo”, ha obtenido el premio en la categoría nacional, La categoría internacional es ganada por segunda vez por un representante de El Salvador. Antes lo mereció la poeta Krisma Mancía con “Viaje al Imperio de las Ventanas Cerradas”.Ante esto, comenta Eleazar: “Hay que poner el ojo en el trabajo que se está haciendo en el país. Especialmente en los jóvenes, porque me parece que hay mucho talento joven que se puede potenciar. Por ello, cuando me doy cuenta que hay talleres literarios, me alegro porque así fueron mis inicios. Yo me formé en un taller y creo que los talleres le hacen mucho bien a la poesía. Creo que la poesía salvadoreña está viviendo un momento muy saludable y eso es bueno.Cuando leo los textos que escribía hace unos quince años, veo efectivamente que ha habido maduración. El Trabajo del taller me ayudó mucho a ser más exigente con mi producción poética. Sin embargo, creo que todavía falta crecer más. Creo que la vida precisamente es eso, un seguir descubriendo nuevas cosas, nuevas maneras de pensar, nuevas maneras de expresión. Creo que me falta seguir madurando. En estos poemas, trato de deso-xidarme de muchos escombros que me aquejaban.” La palabra del poeta.

No hay comentarios: