sábado, 14 de junio de 2008

Editorial "La Garùa" Publica libro del poeta salvadoreño Eleazar Rivera

Editorial La Garúa -de España- publicó recientemente el libro Ciudad del Contrahombre & Noctambulario del poeta salvadoreño Eleazar Rivera. La obra en mención obtuvo el año recién pasado el Premio Internacional de Poesía Joven, que esta casa editora otorga para estimular la creación poética de los noveles escritores.
El libro como nos dice el autor está ambientado en la ciudad de Santa Ana, en El Salvador; pero por su carácter cosmopolita puede ser cualquier ciudad del mundo y el personaje principal de estos poemas el contrahombre, puede ser cualquier persona en cualquier país del mundo. Según el autor, hay un juego con la figura del antihombre que años atrás había creado Pedro Geoffroy Rivas. El poeta le da vida al contrahombre quien a su vez se vuelve interlocutor de la ciudad donde se ambientan los poemas, que como decíamos antes es la ciudad de la infancia del poeta: Santa Ana.
Se trata de un libro de poemas escrito en prosa y donde, como lo apunta el poeta chileno Juan Cameron, el poeta nos habla de la infancia, el exilio, del éxodo y de sus oficios. Los poemas son el sonido de un discurso - natural y puro desde ya- se reflejan así, el eco de un recuerdo cuando cruza estas páginas con premura e intensidad. Al mismo tiempo, Krisma Mancía, poeta salvadoreña y jurado del concurso, al exponer las bondades del libro apunta: Una estructura impecable, interesante y tiene un estilo propio.
Rivera nació en Santo Domingo, San Vicente, El Salvador el 20 de agosto de 1976. Se graduó como profesor de Literatura en la Universidad de El Salvador. Actualmente, realiza su trabajo de grado para optar al título de Licenciado en Letras en la Universidad de El Salvador. Fue miembro del extinto Taller de Letras "TALEGA". Además, Eleazar cuenta con unta trayectoria destacable dentro de las letras salvadoreñas como internacionales. Su obra ha sido objeto de múltiples galardones entre los que destacan: Premio María Escalón de Núñez (1996), Primer Lugar en los Juegos Florales de Sonsonate (2005), Primer Lugar en los Juegos Florales Santa Ana (2005 y 2006), Premio Centroamericano de Poesía "Pablo Neruda" (San José, Costa Rica, 2004), Premio Internacional de Poesía Joven "La Garúa" (Barcelona, España, 2006) y recientemente, CONCULTURA le nombró "Gran Maestro de la Poesía" (2006). Es parte de las antologías poéticas: "Juego Infinito", del Taller Literario "TALEGA" (1999), "500 años de Prosa y verso" (Sao Paulo, Brasil, 2000) y "Los Ángeles También Cantan" (Lima, Perú, 2006). Ha Publicado dos libros de Poesía: "Escombros" (2003) y "Crepitaciones" (2006). Además su obra ha sido publicada en revistas de Nicaragua, México, Perú, Italia, etc.
La obra Ciudad del Contrahombre & Noctambulario se presentará en el Centro Cultural de España en San Salvador (El Salvador) ubicado en Colonia San Benito, Calle la Reforma, # 64 bis, el día 19 de Junio del año en curso, a partir de las 6:30 p.m. Dicha presentación estará a cargo de los poetas Mario Noel Rodríguez y Alfonso Fajardo. Están cordialmente invitados.

lunes, 9 de junio de 2008

Simbolismo religioso en el choque de la cultura indìgena e ibèrica

La llegada de los españoles a suelo americano, supuso el encuentro de dos culturas y por ende el choque de dos formas diferentes de ver el mundo, de entender los fenómenos de éste y de explicarlos. Así, mientras los españoles profesaban el cristianismo y específicamente, el catolicismo como una expresión cristiana, los aborígenes tenían una forma una religión politeísta, donde animales y cosas inanimadas encarnaban las divinidades supremas, tal es el caso del jaguar y la serpiente.
Este choque, supuso una guerra entre las culturas americana y europea. Los españoles con más fuerza que los nativos terminaron imponiéndose. Utilizaron la religión como una forma de dominio; es decir, de conquista.
Toda manifestación ajena al cristianismo era herejía y era producto del demonio, afirmaban los frailes que venían con los conquistadores. Teniendo este pensamiento, incendiaron muchos documentos y manifestaciones culturales y religiosas de los indígenas. El Popol Vuh, libro sagrado de los Quiché fue quemado y luego escrito por un fraile que leyó el contenido del texto y se percató que era un documento muy importante. Esta suerte no la corrieron muchos, muchísimos documentos que tuvieron que extinguirse en el fragor de una hoguera.
Así tendrá lógica la existencia de una virgen morena en México y de un cristo negro en Guatemala. Al no poder imponer su religión por ser blancos, buscaron imágenes del color de los nativos para que estos las aceptaran y se convirtieran al cristianismo. Así surgió la leyenda de Juan Diego y de la virgen del Tepeyac.
Además, se dio un sincretismo cultural. Los españoles mezclaron los símbolos cristianos con las tradiciones y festividades autóctonas con el fin de imponer el cristianismo. Así nace la celebración del día de la cruz; fiesta que los aborígenes celebraban con llegada del invierno y con éste, la llegada de la estación productiva. Ofrecían los frutos de la temporada con la esperanza que la cosecha fuera fructífera. Al llegar los españoles se agrega la cruz al ritual que los indígenas realizaban al inicio del mes de mayo.
Otro ejemplo de la imposición religiosa, se encuentra en la celebración de las fiestas patronales de los pueblos. Estas fiestas están ofrecidas a santos cristianos. No encontramos allí a ningún santo indígena o divinidad aborigen. Además, las danzas y bailes tienen origen ibérico; en estas se recuerda el dominio árabe de España y la reconquista por parte de los cristianos de los territorios ocupados por los moros. Ejemplo de ello, son las danzas de moros y cristianos, los cumpas de Jayaque y Cuisnauat, entre otras.
En síntesis, los españoles castraron religiosamente todas las manifestaciones que las tribus indígenas tenían. Impusieron a su Dios, su religión y se encargaron de sembrar la fe cristiana por voluntad propia o a la fuerza. Sin embargo, muchas manifestaciones religiosas indígenas, sobreviven hasta nuestro tiempo y se niegan a morir.

jueves, 5 de junio de 2008

En los poetas hay mucho divisionismo

Erick Riveracultura@laprensa.com.sv
Un acercamiento a Eleazar Rivera, un poeta y profesor que obtuvo un premio centroamericano de poesía en Costa Rica, a inicios de mes.

Algunos datos de la obra de Eleazar (su nombre real es Eliazar Rivera)
Ha publicado poco, pero tiene incluso una obra publicada en Brasil. A continuación, un recuento de sus obras: “500 outonos” (“500 otoños”), publicado por la fundación A Giraldo. Ésta fue una antología de latinoamericanos en prosa y verso, y Eleazar fue incluido.“Juego infinito”, una antología del Taller de Letras Gaviria (TALEGA).“La cintura de América”, una antología poética del Encuentro Centroamericano de Poesía.“Antología poética”, publicada por la Fundación María Escalón de Núñez en 1996.

Se sabe nuevo en glamoures y prefiere la corta respuesta al trepidar de las palabras. A su lado están los ejemplares de sus obras publicadas y una sonrisa chica se le observa cuando hay una pregunta incómoda. Es este Eleazar Rivera, un profesor de Lenguaje y Literatura de la escuela pública del cantón El Zapote, Ayutuxtepeque, quien obtuvo el pasado 3 de diciembre el primer premio del Primer Concurso de Poesía Pablo Neruda: Poesía y Derechos Laborales para Centroamérica y República Dominicana.Este concurso es auspiciado por la Organización Regional Interamericana de Trabajadores (ORIT), la Confederación Internacional de Organizaciones Sindicales (CIOSL) y la Agregaduría Cultural de Chile para Centroamérica.“Crepitaciones” es el libro de poemas de Rivera; con él, su obra, que ha basado gran parte de su incursión en el mundo de las letras públicas gracias a su relación con el Taller de Letras Gavidia (TALEGA), tiene uno de sus pluses más importantes.

¿Quién es Eleazar Rivera?
Soy un profesor de literatura, feliz en estos momentos por haber ganado este premio. Actualmente me ocupo de dar clases de educación básica.

¿Este es su primer gran premio o ha tenido otros reconocimientos?
Bueno, de este nivel yo creo que sí. He participado y obtenido algunos premios de Juegos Florales. De hecho, este año obtuve el tercer lugar en Sonsonete y una mención de honor en San Vicente; también obtuve una mención de honor en certamen de poesía que organiza la Caja Mutual de los Empleados del Ministerio de Educación. Pero éste es el premio más importante de mi carrera.

¿Cómo define usted su poesía?
Yo creo que mi poesía tiene diferentes facetas. Hay romanticismo, lirismo, surrealismo. Yo creo que hay de todo y no podría definir algo específico para hablar de ella. La poesía con la que gané el premio es bastante irreverente, con nuevas voces, nuevas corrientes en mi vida.

Pero hay temas que lo tocan más…
Sí, claro. La muerte, la infancia, el amor, la nostalgia.

Hábleme de este premio, ¿qué sensaciones le produce?
Es una emoción muy grande, porque uno a veces no se espera poder ganar cosas como las que gana. Sinceramente, estoy muy contento y feliz.

Usted es un poeta joven, y este premio lo pone en la palestra, pero ¿qué piensa de la actualidad de nuestras letras?
Ahorita hay mucho poeta joven, pero estamos muy separados. En los poetas hay mucho divisionismo en este país, y deberíamos estar unidos en lugar de eso.

¿Y sobre qué escriben los jóvenes poetas?
Yo creo que andamos con la misma sintonía: escribimos temas urbanos, sobre la existencia y la muerte… Todo esto producto de lo que vemos a diario, una realidad que es triste y sobre la que escribimos…

Es profesor de primaria, ¿qué le refiere este hecho a su poesía?
La enriquece porque puedo ver las cosas que a ellos les gustan. Puedo entender la realidad de la infancia de manera más cercana y real, y esto influencia, en verdad, a mi trabajo.

El trànsito de la vanguardia y algunos de sus màximos exponentes

El arte de la primera mitad del siglo xx está dominado por los movimientos o istmos de vanguardia. El término vanguardia se empleó para designar todas las tendencias artísticas que aparecieron en la primera mitad del siglo xx, opuestas a lo anterior y con nuevos conceptos y técnicas.

El contexto histórico de este movimiento, fueron las dos guerras mundiales que de una u otra forma sacudieron la estabilidad de los habitantes del planeta. En España se gestó la guerra civil. En Rusia se derrocó el régimen del zarismo y se instaló el comunismo. Se fundó la ONU con el fin de mantener la paz mundial. El mundo entró en una evolución de sus expresiones mecanizadas con una rapidez que superaban el ojo del hombre. Se perfeccionó el ferrocarril, el avión, el carro, en lugar de caballo se usaba tanquetas en las guerras, etc.

El mundo entró en un caos generado por la falta o pérdida de valores. La vanguardia es una respuesta a toda esa gama de situaciones y se convierte al mismo tiempo, en una renovación estética en los diversos campos artísticos: música, pintura, literatura, etc.

Miklós Szabolsci (1974) entiende por movimientos de vanguardia “aquella tendencia que disponen generalmente de un programa bien definido desde el punto de vista estético, filosófico, incluso político, y que de ordinario está organizado en grupos, en comunidades creadoras, que surgieron en los primeros años del siglo xx”.

El pionero de la vanguardia fue Filippo Tommaso Marinetti, creador hacia 1909, en Italia, del futurismo, basado en la dinámica de las imágenes y el rechazo a la descripción y a la anécdota.

Entre las características principales de los istmos encontramos las siguientes:
a- Tratan de ver la realidad con una mirada que la haga inteligible.
b- La nueva norma estética se opondrá a la anterior y ofrecerá principios de creatividad aplicables en todos los campos del arte.
c- Se proponen temas como el antipatriotismos y la deserción así como la existencia de los hombres como seres reales de carne y hueso.

Los istmos o movimientos de vanguardia fueron muchos. En esta ocasión sólo hablaremos de algunos de ellos: El creacionismo, surrealismo, ultraísmo, exteriorismo y cosmopolitismo (los primeros cuatro en América y el último, en Europa).

En el caso de los escritores americanos, la mayoría han tenido como denominador común, la influencia de un poeta norteamericano: Walt Whitman. Aunque Whitman no fue un vanguardista propiamente dicho. Si lo fue para los cánones literarios establecidos en su momento. El, remozó el romanticismo en América. Su único libro, “Hojas de Hierba”, es la libre expresión de una personalidad que, a la vez encarna las esencias más puras de la Norteamérica de la época y consta con un eje temático central: el sí – mismo. Es decir, la revalorización del hombre como tal.

El Creacionismo

Vicente Huidobro es el fundador de este movimiento de vanguardia y está bastante emparentado con el ultraísmo. En él, el poeta chileno propone que la creación se ha de dar sin la influencia de la tradición, a la que considera negativa. El poema ha de surgir genuinamente, “como la naturaleza hace un árbol”. Huidobro vivió en París en 1916 y asimiló las inquietudes artísticas y literarias del momento. En 1918, llegó a Madrid con un bagaje cultural muy amplio, influyendo en los jóvenes poetas españoles, entre los que se puede mencionar a Gerardo Diego. Huidobro refleja en su poesía un espíritu anarquizante y una amoralidad cercana a la de Nietzsche. Su libro “Altazor” es una pieza clave en la renovación de la poesía americana y en lengua española.

Los postulados más importantes del creacionismo se pueden organizar así:
a- Suprimir todo lo que aleje a la poesía de la pureza artística, como el compromiso con una corriente o una anécdota.
b- Exaltación de la sonoridad musical.
c- Distribución de palabras para que adquieran relieves plásticos.
d- El poema de alta calidad intrínseca, debe componerse eliminando comparaciones comunes y manidas.

Ultraísmo
El ultraísmo es un movimiento español que correspondió en todo al dadaísmo francés. Representó un intento de la juventud literaria por “ir más allá”, lo que se cifraba en una actitud con la estética del novecentismo. Al igual que el futurismo y el dadaísmo, se muestra entusiasmado por todo lo que suponía progresos futuro, desestimando los valores del pasado. Buscaba en el poema la pureza y la dinámica interior con el propósito de conseguir nuevas imágenes y metáforas, alejándose de la retórica, el sentimentalismo y la anécdota. Los ultraístas desprecian la rima, la sintaxis y la puntuación, y propugnan la visualización del poema, formado con las palabras dibujos sugerentes del contenido. El precursor de este movimiento fue Gómes de la Cerna y su máximo representante fue Guillermo de Torre. Jorge Luis Borges tuvo una etapa ultraísta.

Es precisamente, Borges quien se encarga de traer a América este movimiento y es él su máximo representante; aunque después, se declaró muy cercano al modernismo y muy lejano del ultraísmo que en algún momento pregonara afirmando ser influenciado por Leopoldo Lugones y de Walt Whitman, de quienes el autor se declaró admirador.

Su libro, “El otro, el mismo”, se vuelve una verdadera joya de la literatura en nuestra lengua. En libro, trata problemas metafísicos como el paso del tiempo, la muerte o la sustancia humana. Estos son sin lugar a dudas los grandes temas que Borges trata no solo en este libro, sino en la demás obra poética. Hay un fuerte arraigo a sus raíces, tanto familiares como culturales. Eso no se deja pasar inadvertido. Su fervor por Buenos Aires, las remembranzas, la melancolía, la posibilidad de lo que no es, el presente de la ciudad:
“no nos une el amor sino el espanto;
Será por eso que la quiero tanto”.

Surrealismo
Apareció en Francia con André Bretón, quien siguiendo a Freud, se interesó por descubrir los mecanismos del inconsciente para sobrepasar lo real por medio de lo imaginario y lo irracional.

Los rasgos esenciales del surrealismo son:
a- Crear un hombre nuevo.
b- Se recurre a la crueldad y al humor negro para destruir todo sentimentalismo.
c- A pesar de ser constructivo, no le interesan los aspectos de la conducta moral humana ni las manifestaciones puramente estéticas.
d- Busca desarrollar la escritura automática para permitir que fluya el subconsciente totalmente desconectado de la voluntad del individuo.
e- El tema favorito nace de las asociaciones y recuerdos evocados por un personaje al ver un suceso conectado con ellos.

En América, uno de los poetas más importantes de la vanguardia y del surrealismo es César Vallejo. Su obra cumbre, “Trilce”, es para muchos la obra cumbre de la vanguardia americana. Así lo expresa Roberto Fernández Retamar (1976) cuando afirma, “sin lugar a dudas, el mejor libro de la vanguardia poética en nuestro idioma”. El libro está integrado por setenta y siete poemas, sin título y calzados con números romanos. Está lleno de prosaísmos, coloquialismos y tiene tono conversacional. En Trilce encontramos una poesía de las ganas, del miedo, y de la esperanza, de haber tocado vida y muerte con terribles realidades corpóreas. Esta es una poesía de lo tierno y de lo grotesco, que hace reír y llorar.

Entre las características de la poesía de Vallejo, está la nota india. José Carlos Mariátegui (1996) a este respecto afirma, “hay en Vallejo un americanismos genuino y esencial; no americanismo descriptivo o localista. Vallejo no recurre al folklore. No se hunde en la tradición, no se interna en la historia, para extraer perdidas emociones. El sentimiento indígena obra en su arte sin que él quizá lo sepa o se de cuenta. Este sentimiento, bien pudiera ser una actitud de nostalgia. Es acendradamente nostálgico. Tiene la ternura de la evocación. Vallejo es nostálgico, pero no retrospectivo. Su nostalgia es una protesta sentimental o una protesta metafísica. Nostalgia del exilio; nostalgia de la ausencia”.

Exteriorismo
Hacia finales de la década del 50, nació en Centroamérica, específicamente en Nicaragua un movimiento que reaccionó frente al trascendentalismo e impuso otro modelo lingüístico. Los términos más usados para referirse a este movimiento son: “exteriorismo”, “cotidianismo”, “coloquialismo” y “conversacionalismo”. Su máximo representante es Ernesto Cardenal. Entre las características principales de esta poesía están:
a- Tiende a ser grave y no excluye el humor.
b- Tiende a afirmarse en sus creencias (políticas, religiosas, etc.)
c- Señala sorpresa o el misterio de lo cotidiano.
d- Es difícil de encerrar en fórmulas; busca siempre nuevas perspectivas.

En esta escuela nace Gioconda Belli. Ha destacado como poeta y narradora. Últimamente, incursionando en la Novela histórica, publicando obras como “El pergamino de la seducción” y cuya trama se puede resumir como la vida de la reina “Juana de Castilla”. Cuatro siglos más tarde, a través de Lucía, una joven de asombroso parecido con la Reina Juana de Castilla, un historiador busca resolver el enigma de quien fuera más conocida como Juana La Loca. Seducida por la pasión de la palabra, Lucía se adentra en un pasado que alterará su presente para siempre.

El Cosmopolitismo
Cuando comenzaron a formarse las grandes ciudades, tomo auge el movimiento literario llamado “Cosmopolitismo” que interesa en mostrar la problemática urbana.
El Cosmopolitismo, por su propia tendencia, varía en cada país, porque el paisaje cambia de acuerdo con la geografía y la economía de cada ciudad; el enfoque del cosmopolitismo es filosófico, moral y psicológico, ya que trabaja con la incertidumbre y tensión de los habitantes de las grandes metrópolis.

En Alemania, las convulsiones políticas y económicas que sufrió el país desde inicios del siglo pasado se dejaron sentir en el campo de la creación estética. El escritor imagina con frecuencia una sociedad desintegrada en la que no se sostiene ningún valor ético, especialmente cuando la raza a la que se pertenece viene siendo objeto de una persecución secular. Entre los escritores alemanes más destacados de este siglo, se pueden mencionar: Bertold Brecht, Heinrich Bôll, Günter Grass, Michel Ende.

Grass se despide brillantemente de su siglo con un verdadero alarde narrativo: “Mi Siglo”. En este libro se nota su afán de combatir el olvido y no dejar descansar la memoria, una enorme memoria, la memoria de cien años, de todo un siglo. Mi siglo está formado por cien relatos mínimos, brevísimos, de tres o cuatro páginas cada uno, donde se pasa revista, año a año, a los avatares del siglo XX.

Así, concluimos un viaje hacia la vanguardia americana y europea; hacia algunos de los istmos más importante y ha sus máximos exponentes. Como afirmaba al inicio, cada istmo tiene sus propias peculiaridades; sin embargo, hay características comunes dentro de todos y esto, nos hace verlo como un movimiento hasta cierto punto homogéneo.


Bibliografía
Belli, Gioconda. El pergamino de la seducción. Editorial Seix Barral, Barcelona, España, 2005.
Borges, Jorge Luis. El otro, el mismo. Alianza Editorial, Madrid, 1972.
Diez de Revenga, F. J. (2001). “La poesía de vanguardia”. Ediciones del Laberinto: Madrid.
Fernández Retamar, Roberto. Para una teoría de la literatura hispanoamericana. Edicines el Huaco, Bogotá, 1976.
García Madrazo, Pilar y otra. Literatura, Ediciones Pirámide, Madrid, 1997.
Grass, Günter. Mi Siglo. Alfaguara. México, 1997.
Mariátegui, José Carlos. 7 Ensayos de interpretación de la Realidad Peruana. Editora Amauta, Lima, 1996.
Peña Gutiérrez, Isaías. Manual de la Literatura Latinoamericana. Educar editores, edición especial, Colombia, 1996.
Osegueda, Eva Lidia. Compendio de Literatura Universal, Publicaciones Cultural, quinta reimpresión, México, 2000.
Revista Hablemos. El Diario de Hoy. 22-01-06.
Utrera Torremocha, M. V. (2001). “Historia y teoría del verso libre”. Padilla libros editores & libreros: Sevilla.
Vallejo, César. Trilce. Editorial Rivera. Tercera edición, Lima, 1999
Whitman, Walt. Hojas de Hierba, Edicomunicación, S. A., Barcelona, España, 1984.
Whitman, Walt. Canto a mí mismo, Edimat Libros, Madrid, España, 1999.

lunes, 2 de junio de 2008

Eleazar Rivera Obtiene Premio "La Garùa"

El poeta salvadoreño Eleazar Rivera ha sido galardonado con el “II Premio Internacional de Poesía Joven La Garúa”, categoría internacional, organizado por la Editorial “La Garúa” de Santa Coloma de Gramenet, España.Para el joven poeta “el premio es importante porque viene a reafirmar que el trabajo que uno ha-ce es -hasta cierto punto-, aceptable.” Afirma que “con eso le estamos diciendo al mundo, aquí está la poesía salvadoreña. Y estos eventos, hacen que uno se evalué a sí mismo. No importa ganar, aunque cuando sucede, es motivo de alegría; lo importante es ver el nivel que uno ha alcanzado. Ver hasta donde uno ha llegado y de allí sacar conclusiones. Ganar un premio no quiere decir que uno sea mejor que otro. Los premios dependen del juicio del jurado. Con un jurado diferente el veredicto es distinto. Esto es un compromiso para trabajar más duro y tratar de crecer más.” Rivera, nacido en Santo Domingo, San Vicente, en 1976, no es ajeno a este tipo de galardones. El Libro al que se concedió el premio se llama “Ciudad del Contra-hombre”, en el cual, según el poeta, “hay un juego con la figura del Antihombre que había creado Pedro Geoffroy Rivas. Vengo yo y le doy vida al contrahombre, que en teoría soy yo y la ciudad es la ciudad de mi infancia: Santa Ana. Los textos son en prosa y a veces se vuelven bastante conversa-cionales, porque hablo con esa ciudad. Para mí, Santa Ana es mi interlocutora, aunque realmente nunca habla. Los temas son la infancia, la guerra, la migración, etc. Son poemas en los que experimento con la prosa poética y en los que busco nuevos vehículos de expresión, nuevas formas.”Este premio se concede a poetas jóvenes de España y a poetas internacionales. Ángel Padilla (Valencia, 1970) con “Funerales del caballo”, ha obtenido el premio en la categoría nacional, La categoría internacional es ganada por segunda vez por un representante de El Salvador. Antes lo mereció la poeta Krisma Mancía con “Viaje al Imperio de las Ventanas Cerradas”.Ante esto, comenta Eleazar: “Hay que poner el ojo en el trabajo que se está haciendo en el país. Especialmente en los jóvenes, porque me parece que hay mucho talento joven que se puede potenciar. Por ello, cuando me doy cuenta que hay talleres literarios, me alegro porque así fueron mis inicios. Yo me formé en un taller y creo que los talleres le hacen mucho bien a la poesía. Creo que la poesía salvadoreña está viviendo un momento muy saludable y eso es bueno.Cuando leo los textos que escribía hace unos quince años, veo efectivamente que ha habido maduración. El Trabajo del taller me ayudó mucho a ser más exigente con mi producción poética. Sin embargo, creo que todavía falta crecer más. Creo que la vida precisamente es eso, un seguir descubriendo nuevas cosas, nuevas maneras de pensar, nuevas maneras de expresión. Creo que me falta seguir madurando. En estos poemas, trato de deso-xidarme de muchos escombros que me aquejaban.” La palabra del poeta.