martes, 13 de enero de 2009

No más feminicidios

Por Diana A. Espinal Meza


Corazón de piedra poma, definir femicidio como: " el asesinato de mujeres como resultado extremo de la violencia de género que ocurre tanto en el ámbito privado como público y, comprende aquellas muertes de mujeres a manos de sus parejas, ex parejas o familiares, asesinadas por acosadores, agresores sexuales y/o violadores, así como aquellas que trataron de evitar la muerte de otra mujer y quedaron atrapadas en la acción femicida." Es retarte y decir que te quedas corto.
Corazón de piedra poma, argumentar que femicidio es: un neologismo creado a través de la traducción de los vocablos ingleses "femicide" o "gendercide" y se refiere a la muerte evitable de mujeres que pretende, dentro de la esfera de la violencia contra la mujer, ir más allá del concepto tradicional de las acciones violentas contra las mujeres para englobar otras conductas que habitualmente no son tenidas en cuenta como, por ejemplo, la falta de atención médica a problemas sanitarios femeninos en algunos países. Es señalarte y decir que te quedas en el renglón del pentagrama, entonando puros silencios.
Hermanas: Emilia, Karen, Elda, Marina, Adela, Soledad, Mercedes, Karla, Leonor, Matilde, Aida, Glenda, Vanesa, Roberta, Ana, Lourdes, Annabell, Dora, Olga, Paola, Antonia, Deysie, Belinda, Lorena, Marta, Andrea, Estefanía, Fanny, Gina, Diana, Miriam, Claudia, Julia, Teresa, Enma, Bertha, Haydee, Tomasa, Corina, Belkis, Reina, Cristina, Estela, Carolina, Margarita… "Se nos rompió la sangre por la espera, cavó en la piel su golpe el tiempo mansamente" … "Sucumbieron los nombres para morder las hogueras"
Compañeras: la que vende tortillas, la que lava ajeno, la que danza a diario con un trapeador de aromas, la de pies descalzos y la de tacones, la de uñas acrílicas y la de niguas y cayos en los dedos, la de dentadura perfecta y la de encías en arco, la que usa bus, la que anda a pie, la que anda en carro, la que gime en una sala de parto y la estéril, la de letras, la diseñadora, la traductora, la periodista, la carpintera, la artista, la campesina, la partera… levantemos antorchas y digamos a una sola voz: este cuerpo, este corazón, esta alma son mías… no se tocan… ni se matan. Delicados hilos han soportado el silencio, "las que han muerto en la aurora y las que han muerto de tarde sin ver los delicados cisnes del fin del día, desconocen el destino de los cerrojos en las bocas que besan sus cadáveres".
Mujeres: La verdad es el desdibujo más alto del lienzo, tiene ballenas fosforescentes, llamas perentorias, fauces en el viento, curva hacia la zona central, taconazo doble en pie derecho y tronar de dedos en mano izquierda. Es pequeño arrecife que filtra al cielo barcos borrachos. Es istmo de metacarpo y demasiado cielo para tres diptongos. Rompe tridentes y medallas, no oculta el defecto de las constelaciones. No codicia vértigos, distancias, faros, ni miopías de muñones.
¡Por la vida, por las mujeres de Honduras… no más femicidios!

No hay comentarios: