domingo, 17 de mayo de 2009

Visión humana en La Araucana de Alonso de Ercilla

La llegada de los conquistadores españoles a suelo americano, supuso el encuentro entre dos culturas totalmente diferentes. Los europeos empezaron a escribir documentos que tratan sobre lo que encontraron en estas tierras. Estas obras narran el asombro que les ocasionaba el nuevo mundo. Entre los que escribieron, se encontró Alonso de Ercilla, quien escribió una obra titulada La Araucana.

¿Qué visión plasma Ercilla en su obra? ¿Se trata de una obra donde se despotrica en contra de los aborígenes? O ¿Es una obra que reivindica el ser indígena?

Ercilla nació en Madrid en 1533 y murió en 1594. En 1554, llegó a Panamá, Perú, y Chile como soldado dispuesto a participar en la conquista de estas tierras. En este momento, en Europa está en pleno apogeo el Renacimiento y la épica nacional es ampliamente cultivada.

La obra de Ercilla es una épica nacional sobre el tema americano. Es un poema compuesto de treinta y siete cantos en octavas reales, en el que canta la heroicidad del pueblo araucano. En el poema, deja constancia de su admiración por este pueblo indígena y en ningún momento lo pone en desventaja en comparación al español. Con ello, rompe la lógica de la épica nacional y se incrusta en una nueva búsqueda: la reivindicación del ser americano.

Primero, deja constancia de su visión de la vida:
No hay gusto, no hay placer si su descuento
que el dejo del deleite es el tormento
.

Ercilla, afirma que la vida no solamente es placer, sino también dolor. Primero, por disfrutar de su libertad; y luego, por el sometimiento del pueblo araucano a manos de los españoles.

En segundo lugar, al poeta le duele lo que está viendo y se pronuncia al respecto; toma así un tinte personal y moralista:
Salga mi voz y rompa
el son confuso y mísero lamento
con eficacia y fuerza, que interrumpa
el celeste y terrestre movimiento
(Canto XVI).

Cualquier desafío es reprobado
por la ley divina y natural derecho,
cuando no va el designio enderezado
al bien común y universal provecho
(Canto XXX).

En tercer lugar, el personaje principal de la obra de Ercilla es un indígena: Caupolican (Jefe indígena). Este es presentado como un héroe que se interesa en el bienestar de su pueblo. Razón por la cual suplica por su vida; tratando de mantener así, la paz común:
y si a la venganza la pasión te tira,
pedirte yo la vida es suficiente…
…La paz común destruyes con mi muerte
… (Canto XXXIV).

Y como todo un héroe, Caupolican no se doblega ante el yugo español y pide la muerte a la deshonra:
Y si en darme la muerte estás ya presto,
especie de piedad es darla presto
… (Canto XXXIV).

Finalmente, Alonso de Ercilla no escapó al drama humano vivido durante la conquista y presenta una visión totalmente diferente a la presentada por otros cronistas de la época. Esto debido a dos hechos fundamentales:
1- Vivió, luchó y sufrió en América.
2- Fue vencedor militar y vencido por el temple del pueblo araucano, lo que le llevó a admirarlos.

Por todo la explicado anteriormente, La Araucana es fiel testimonio del drama humano desde la perspectiva de los vencidos. Presenta una visión humana ante el dolor de los araucanos. Alaba la decisión de Caupolican de pedir la muerte ante el hecho de la deshonra; así, reivindica al pueblo araucano.

Bibliografía
1- Franco, Lourdes. Literatura Hispanoamericana. Editorial Limusa, México, 2006.
2- Peña Gutiérrez, Isaías. Manual de la Literatura Latinoamericana. Educar Editores, San Salvador, 2006.
3- Pilar García Madrazo. Literatura. Ediciones Pirámide, Madrid, 1991.

No hay comentarios: