martes, 23 de junio de 2009

Balada para el Poetalegas

El poeta Edgar Iván Hernández comparte este poema que dedicó al profesor Timoteo González Díaz.

¿Qué terrido signo posó en tu sangre? que descifro la senda de tus pasos, mi ciudad se renueva en tu viejo amor, en el municipio que te regaló un día alegría, lleno de frutas y vientos; juntó a tus hijos y vecinos, que recibió en su noche tu sueño y tu despertar

_fuiste el amante de un tiempo que se añeja; árbol fecundo de recuerdos, equilibrista de virtudes y tormentas, jardín alegre entre abrazos y tormenta

_ fue tu profesión que te alejó de mis ruidosas quimeras; por eso ninguna tristeza será más lacerante que este instante, cuando me alejo de tu pueblo y no puedo olvidar mi duelo ni tus pasos, no puedo abandonar tu casa , tu mesa y tu librera

_ dispuesto para tus amaneceres marcho, tu vas camino de otra escuela y hoy eres mentor de nuevos caminos, ayo de veloces pájaros que en el pizarrón descifran otro poema.
__________________
*[1]/ “lego, lega, (Del lat. laĭcus, y este del gr. λαϊκός, popular). 1. adj. Que no tiene órdenes clericales…”
“talega, s, (Del ár. hisp. ta‘líqa, y este del ár. clás. ta‘līqah, acción de colgar una vez). 1. f. Saco o bolsa ancha y corta, de lienzo basto u otra tela, que sirve para llevar o guardar las cosas… 10. f. coloq. p. us. Conjunto de pecados que tiene alguien que confesar. De: D. R. Academia.

No hay comentarios: