domingo, 14 de junio de 2009

La maleta en el desván de Carlos Ernesto García

La poesía es la muestra inefable de la existencia del hombre, dijo alguna vez Luis Cardoza y Aragón. Así de tajante resultan los versos de Carlos Ernesto García en su libro La maleta en el desván.

García inicia el libro con los versos Vagamos por el Mediterráneo / mientras el cielo se incendia en el horizonte. Así el génesis de este libro nos muestra que lo que sigue es mucha más que poesía; es testimonio de una vida que eclosiona en el papel y la pluma y que es ante todo una reflexión profunda ante diversas situaciones de la vida coma la lejanía de los familiares, el desencuentro amoroso, el medio ambiente, la migración, la guerra entre otros:
Ahora sé que eres vulnerable.
Que puedo tocar tu corazón
y derrumbarte.

Sé que no sólo es abatible
el verde en la montaña
el árbol en la sierra.

Sino también tú
ciudad de hierra
donde apenas sí germinan
las hojas de la hierba.
(Hong Kong, China, 2008).


El libro está estructurado de acuerdo a dos fuentes temáticas: vivencia en diferentes lugares del planeta y las experiencias de guerra en El Salvador. Así como todo un trotamundo el poeta testimonia sus vivencias en China, en el Mediterraneo, en Florencia o en El Salvador:


El poemario tiene un tono melancólico que nos arrastra hacia el pasado de manera muy sugerente; época que todavía palpita en el poeta y que él quiere compartir con los lectores para hacer más suave esa carga.

Carlos Ernesto no se escuda en el lenguaje pomposo ni rebuscado. No, por el contrario, prefiere el lenguaje sencillo de manera que el lector éste sea el vehículo para que el poema cumpla de manera eficaz su cometido comunicativo.

No hay comentarios: