martes, 9 de junio de 2009

Presidencia de CONCULTURA

El uno de junio tomó posesión el Presidente Funes. Me asombré al ver que no se había nombrado a nadie para el cargo de Presidente de CONCULTURA. De ahi en adelante se ha especulado mucho y se ha dicho tanto que no quiero repetir todo eso. Transcribo un correo escrito por Jennifer Rebeca Valiente que creo debe ser considerado con toda la seriedad del caso:
Estimados amigos y colegas:
debido a que desarrollo mi trabajo en más de una disciplina, he tenido la oportunidad de compartir correos en tres diferentes foros: teatro, danza y letras, a partir de lo que se ha dicho en esos foros, me parece que todo este asunto se está saliendo de quicio y se está volviendo una batalla campal de mesajes subidos de tono en el peor de los casos y un pedido de mensajitos en el estilo de "vote por su favorito" en el más gracioso, en todo caso, como comunidad artística, me parece que nos estamos yendo por las ramas; las nuevas autoridades tienen el deber de nominar a alguien para dirigir la institución cultural y nosotros como colectivo artístico el derecho de exijir que la persona sea idónea al cargo y que su elección se realice por capacidades y no por amiguismos, si, pero además de la persona que ocupe ese cargo, la cuestión es el perfil que se requiere para el mismo, es deseable que conozca de arte y cultura, pero no es necesario que sea un artista, mejor aún sería si fuera un gestor o administrador cultural con la capacidad de trabajar con los creadores de las diversas áreas (y las complicaciones que ello implica), además de esto, lo urgente para el sector es una ley de cultura que articule las condiciones necesarias para que los creadores podamos desarrollar nuestro trabajo, desde cosas tan prácticas como los incentivos fiscales hasta cuestiones de fondo como la formación. ¿Qué proponemos? ¿Cómo contribuiremos a su construcción y desarrollo? ¿Somos capaces de dejar por un momento la competencia por la sobrevivencia, para dar de nosotros a esfuerzos de beneficio común? En este momento, donde parecen definirse otros tiempos ¿estaremos nosotros a la altura de las circunstancias?

No hay comentarios: