domingo, 23 de agosto de 2009

Pedro Valle: poesía escrita con el alma

(Foto cortesía de la poeta Karla Coreas).
Durante realizaba la investigación de mi trabajo de grado, tuve el honor de platicar con el poeta Pedro Valle. El poeta nació en La Palma, Chalatenango, en 1965. Miembro fundador del Taller de Letras Gavidia (TALEGA). Se graduó como profesor de Literatura en la Universidad Francisco Gavidia y ejerce la docencia en su ciudad natal. Escribe poesía y cuento. Ha recibido los siguientes reconocimientos: Primer Lugar en el certamen Wang Interdata, (1988) y en los Juegos Florales de San Vicente (1994), Cojutepeque (1995) Chalatenango, (2002, 2004 y 2006); Título de Gran Maestre en Poesía, (CONCULTURA, 2006) y Segundo Lugar en los Juegos Florales de Esquipulas, 2006. Ha publicado los siguientes libros: Habitante del Alba y Del desabitado y otros poemas de la ciudad invierno.


Acá transcribo la conversación que mantuvimos. Espero sea de su agrado.

1- ¿Qué conocimientos de métrica española tenías cuando comenzaste a escribir poesía?
En primer lugar, gracias por la oportunidad de poder comunicarme con la gente. Ante la pregunta de los conocimientos de métrica cuando empecé a escribir poesía, te digo que no tenía ningún conocimiento de métrica. La verdad que nada más lo hacía por intuición, por conocimiento de otros autores, lecturas, pero en sí técnicamente no conocía la métrica.

2- ¿Como clasificás tu obra como verso libre o poesía que tiene influencia de la métrica española?
No, mi trabajo va encauzado en el verso libre o verso blanco porque me siento más cómodo en ese estilo de trabajo, en esas formas. Como dice el nombre, da más libertad, propicia más libertad a la hora de escribir. He leído cosas clásicas y las formas de los sonetos, las décimas, todo eso; pero, me siento a gusto escribiendo en verso libre.



3- ¿Cuáles considerás que son los ejes temáticos o grandes temas de tu obra?
Bueno, los temas universales que son constante en la búsqueda de los poetas contemporáneos: lo existencial, el amor, lo social, más directamente, porque todo poema es social. Lo social en cuanto a visión de una visión latinoamericana. Creo que también la infancia, podría ser otro de los temas que son constantes. Un regreso a ese tiempo, a esa inocencia de la infancia, también a veces, he recorrido. De ahí, los temas universales.

4- Me podés dar nombres de poemas donde toqués estos temas. De los poemas que te acordés.
Por ejemplo, de los temas que me acuerdo en este momento… Ahí, si me agarraste porque memoria para los títulos de los poemas no tengo. Aunque si recuerdo que escribí un libro sobre la infancia que fue el que ganó los Juegos Florales de Chalatenango. Blanco memorial, ese era el título del libro. Ahora títulos de poemas no recuerdo así exactamente ene este momento. Tendría que tener los poemarios.

5- ¿A qué crees que se debe que estos temas predominen en tu obra? ¿Cuáles son las razones o motivos?
Bueno, naturalmente que es por las preocupaciones que uno tiene. En primer lugar, como ser humano; y luego, el entorno que uno vive y la influencia que uno tiene de otros escritores que son como referentes importantes en la obra, que tienen gran influencia en el trabajo que uno realiza. La realidad, algo personal que lo liga a esos temas. Experiencias personales y lectura de algunos poetas considerados como maestros.

6- ¿Cómo ha afectado la realidad en la que has crecido, en la que ah vivido tu obra?
De gran manera, directamente; es decir, uno no se puede despegar de esa vivencia, del mundo que uno ha tenido: subjetivo y objetivo. Los golpes, la nostalgia, el recuerdo, lo social, todo, todo está ligado a la opción misma del poeta, verdad, porque sino sería algo artificial, algo que no es sentido por el que escribe. En este caso mi persona.

7- ¿Cuáles considerás que son tus poemas más limpios o depurados?
No había pensado en eso. No he pensado nunca en eso. Parte de qué poemas, qué escritos están mejor logrado porque uno cuando escribe cree que todo lo que uno hace tiene algún valor. Entonces, hay gente que ha hecho selecciones y publicado algunos poemas; pero, yo no te podría decir específicamente así personalmente qué poemas, porque ese ya es trabajo de la gente que se dedica ha hacer un trabajo de análisis, científico técnico de la literatura.

8- ¿Qué valoración hacés de cada integrante de TALEGA?
Bien, ya hablando específicamente del Taller Francisco Gavidia que surgió allá por 1993. En un principio en el seno de la Universidad Francisco Gavidia y luego fuera de la universidad. Fue una actitud espontánea y un proceso que se dio al azar; pero, que dejó una huella indeleble en cada uno de nosotros y que también ha marcado la historia de la literatura salvadoreña sin ser pretencioso. Siendo objetivamente, ha dejado una huella; porque si valoramos el trabajo de cada uno de los integrantes ha tenido una repercusión evidente en cuanto a ganar certámenes nacionales, internacionales; en cuanto a la publicación de libros, poemarios y eso quiérase o no, marca pues está dando una muestra palpable del trabajo que se ha realizado; porque podrán existir otros colectivos literarios, antes o después, unos mejores y otros peores, pero yo creo que el taller dio buenos frutos.

Por ejemplo, tenemos a Alfonso Fajardo que su trabajo es una propuesta innovadora, vanguardista con mezcla de surrealismo, que allí tiene sus libros publicados, sus certámenes a nivel internacional en Panamá, su participación en Colombia, su triunfo en los Juegos Florales de Quetzaltenango, y bueno, allí están su trabajo que no se puede obviar, una trayectoria importante.

Tenemos también a Alex Canizales que también ha hecho una obra importante con sus publicaciones de libros, con su trabajo social, íntimo, lírico, también que ha dejado una huella en la parte testimonial de la poesía salvadoreña.

Tambien tenemos, bueno, tu persona, Eleazar Rivera, que también llegó ya posteriormente al taller pero que la disciplina y el amor por las letras te han llevado a triunfos internacionales, a publicación de libros y eso es algo meritorio, algo inusitado se puede decir que nadie en aquel momento podría predecir pero ahí está y eso es significativo.

También tenemos a Rainier Alfaro, que hoy está fuera del país pero que también está haciendo una obra importante con vocación, aunque todavía no ha publicado tiene muchos cuadernos allí escritos.

Tenemos a Edgar Iván Hernández, quien ya es un veterano de los talleres literarios, verdad. Venía de Patriaexacta y Xibalbá y esa experiencia la aportó al taller y yo lo considero un buen poeta, con mucho talento, con mucha realidad y allí están sus libros también, verdad.

Luego, algunos por ahí se incorporaron como Roberto Betancourt que tiene una veta de narrador. El poeta Moz que también tenía su inclinación por la narrativa que hicieron en su tiempo algo significativo.

Entonces, el taller dio sus frutos y seguirá dando los frutos porque estamos relativamente jóvenes en cuanto a las letras para asumir un compromiso mayor y eso hay que mencionarlo; aunque, los medios de comunicación en el país creo que no se nos propiciaron los espacios necesarios en ese momento por diferentes motivos, yo que sé: espacio para otros grupos, imagen de taller en el mundillo literario, en la fauna literaria, pero ahí esta. Aunque no se propiciaron en ese momento se siguen propiciando los espacios y eso es importantísimo.

No hay comentarios: