lunes, 14 de septiembre de 2009

Edgar Iván Hernández: certeza en la palabra


Edgar Iván Hernández, nació el 2 de octubre de 1965, en la ciudad de Cojutepeque, Departamento de Cuscatlán. Egresado de Ciencias Jurídicas en la Facultad de Derecho de Universidad de El Salvador. Escribe poesía y prosa, ha participado como miembro en los talleres literarios: XIBALBA, PATRIAEXACTA y TALEGA. Entre los reconocimientos recibidos destacan los siguientes: Primer Lugar en los Juegos Florales de Zacatecoluca (cuento, 1986) y Santa Ana (Poesía, 1995); Primer Lugar en Certamen Literario Alfonso Hernández (Poesía, 1990). Ha publicado en forma colectiva en las siguientes antologías: Cuando el viento golpea las campanas, Piedras en el Huracán, Poesía Reforma 91, Poesía a mano, Antología de una década 1985-1995 y Juego Infinito.


1- Quiero saber primero, si sabías de métrica española cuando empezaste a escribir.

Sí, si había aprendido lo elemental. A jugar con las palabras, a medirlas. Era un oficio que yo quería comenzarlo con el soneto y jugábamos a querer hacer ese soneto y decirlo de memoria; pero, no encontré el virtuosismo que tienen los compañeros que conozco que te hacen un soneto de memoria. Entonces, como no encontré la facilidad, pues, dejé ese juego y me dediqué más a la imagen y me dedique más al contenido.


2- Tu poesía la considerás como verso libre o que está predominantemente buscando la prosa.

Totalmente del verso libre y narrativa. Una poesía con forma narrativa o en prosa. Una poesía en prosa.


3- ¿Cuáles son los ejes temáticos que considerás se pueden encontrar con más facilidad dentro de tu obra?

Los ejes temáticos son la muerte, el amor, la justicia y la hermandad. Esos siento que son.


4- Podrías darme nombre de poemas tuyos que traten esos temas.

Por ejemplo, los poemas a la ciudad, eh, los poemas ante la pérdida de los familiares. El poema a mi hermano o a mi madre, los poemas a la patria; pero, a esa patria llamada Cuzcatlán.


5- A qué crees que se debe el predominio de esos temas dentro de tu obra.

Es por el sentido testimonial. Es por el sentido testimonial; querer dejar como un registro ante la vida. Uno ve la vida con mucha alegría. Como joven la veo con una alegría; pero de pronto veo que eso es fugaz, que el poeta es algo histórico y que hay que dejar una palabra, un testimonio de lo íntimo y de lo social, de lo personal y de la nacional, de una posición latinoamericana, de una posición de país también.


6- ¿Cómo ha afectado la realidad en la que has crecido, en la que has vivido tu obra poética?

Lo que yo entiendo es que cuando me puse a escribir, también tenía que estudiar la realidad; investigar. Entonces mi poesía también ha sido producto de estudiar; estudiar sociales, sociología, historia, filosofía, derecho. Entonces, de todo eso es lo que me ha nutrido y que son las herramientas con las que yo he llegado a la poesía y salgo de ella con una obra.


7- ¿Cuáles considerás que son a tu juicio los poemas mejor logrados?

Los que vos considerás que por la técnica, por el juego del lenguaje son los más depurados de tu obra.Este, unos poemas testimoniales del certamen de ASTAC, en el libro Cuando el viento golpea las campanas. Siento que ahí hay bastante depuración y técnica. Hay más depuración en el poemario Los otros que es un Juegos Florales ganado en Santa Ana. Eso siento que son los más depurados. Hay un poema que se llama Los otros, donde hay juego de técnica y hay mucha más madurez.

8- En comparación con los otros compañeros de taller, ¿cómo valorás la obra de cada uno de ellos?

Es interesante porque yo venía de trabajar con otros talleres que tenían una posición en el país y me encuentro jóvenes que van creciendo; jóvenes que tienen un fuerza, un vigor e ímpetu, unas ganas de escribir y que hasta un momento determinado como que superan mi obra en cantidad. Los compañeros han ganado afuera del país, han ganado certámenes y han producido más. Entonces, eso es como exitoso sentir que yo acompaño a los nuevos talentos. Los he acompañado, los he visto nacer y en algo le he contribuido y estamos siempre en la misma ruta. Tenemos tiempo si nuestra obra va ha ser definitiva o va a tener un aporte al país.

No hay comentarios: