lunes, 11 de enero de 2010

Entre la carne y las palabras

Hace unos días recibí un regalo de la poeta Silvia Favaretto. Se trata ni más ni menos que de su libro titulado: Entre la carne y las palabras.

Debo decir que es una edición bilingüe y que los poemas están en italiano y español. Después de leer el prólogo escrito por Lauren Mendinueta (post anterior) debo quedarme callado y simplemente, invitarles a leer la muestra que ahora comparto con ustedes.
Poesía
En el silencio
descansa la poesía.
En el silencio apagado
de la llama,
en el silencio violento
de la sangre,
en el silencio inmaculado
de la margarita,
en el silencio aullante
del dolor.
Descansa y yo la despierto,
para manchar la hoja
y la conciencia.


Nocturno 5
Rayas de seda violeta.
Con olor a sándalo,
goteando como miel
cae la noche que danza
sobre los techos de las ciudades.
La inmortalidad
te ha tocado
con el verso, con la oscuridad,
con la ola;
pero la eternidad te queda grande.
Los ríos de palabras inútiles
que nos hemos dicho,
alcanzarán el mar del lamento
cuando nuestros barcos sin vela
varados queden contra los escollos
del pasado.
Rayas de seda violeta
con olor a sándalo
goteando como miel
cae la noche que danza
sobre tu cuerpo tendido, y cansado.

Rosa
Hoy me siento
triste como una rosa de plástico
en un cementerio,
condenada a vivir
en la morada erigida al culto
de la muerte,
estéril y artificial
en mi descarado rojo fuego,
frágil en la vergüenza eterna
de quien está destinado
a ser siempre
una máscara en la realidad
y un rostro demasiado humano en la ficción.


Piel
Para Lauren Mendinueta
Si esta especie de piel
que me divide del mundo
no fuera tan sutil,
podría aun soportar
el peso de tu cercanía,
el frío del invierno y
mi mudo destino de poeta.
(poemas del libro "Entre la carne y las palabras" de Silvia Favaretto y publicados con permiso de la autora)

4 comentarios:

Jorge Ampuero dijo...

Una entrada exquisita. La poesía de Silvia siempre me ha parecido de un registro auténtico y perdurable.
Tienes un blog interesante.

Saludos...

Eleazar Rivera dijo...

Gracias por la visita. Es uno honor y la crítica de los lectores siempre es importante.

Octavio dijo...

No creo en las casualidades y es por ello que pienso que algún hada buena me trajo hasta este blog.
Conozco a Silvia y hasta he disfrutado de la bendición de ser invitado por ella a participar en unos recitales en los jardines de los palacios venecianos.
Conozca toda su poesía y me siento con autoridad para asegurar que no sólo su poesía es exquisita, sino que su alma es cálida y transparente.

Лена dijo...

Hola, me llamo Yelena. Soy de Rusia, de MoscU. No siento nada. No me pasa con esos versos lo que me pasa con los antiguos. Tengo dudas... ?Modernos O antiguos? !Antiguos! Yelena.