domingo, 25 de abril de 2010

La creación de Eva

Adán se sintió invadido por un profundo sopor. Y durmió. Durmió largamente, sin soñar nada. Fue un largo viaje en la oscuridad. Cuando despertó le dolía el costado. Y comenzó su sueño.
Alvaro Menen Desleal

No hay comentarios: