domingo, 5 de septiembre de 2010

La experimentación poética de Alfonso Fajardo

Alfonso Fajardo nació en Nueva San Salvador el 20 de marzo de 1975. Es miembro fundador de TALEGA. Licenciado en ciencias Jurídicas por la Universidad Francisco Gavidia y actualmente cursa una maestría en derecho mercantil en la Universidad José Simeón Cañas. Ha recibido los siguientes reconocimientos: Primer Lugar en los Juegos Florales de Cojutepeque (1994 y 2000), Santa Tecla (1995), Zacatecoluca (1995), Usulután (1997), Santa Ana (1999), Quetzaltenango, Guatemala (2002) y Mención de honor en el Certamen “Rogelio Sinán”, Panamá, (2005). Ha publicado los siguientes libros: Novísima Antología, La danza de los días y Los fusibles Fosforecentes.
Foto de Carlos Parada


Sobre las bases de métrica española o conocimientos de métrica española que tenías cuando empezaste escribir, ¿qué conocías?
Cuando empecé a escribir, si tomamos en cuenta de que empiezo a escribir como a eso de los dieciséis, diecisiete años realmente no conocía nada de métrica. Lo conocí poquito antes de llegar al taller, pero después que había empezado a escribir; es decir, allí por bachillerato, sin embargo, nunca lo he puesto en práctica. En mis escritos de juventud, si ocupaba bastante la métrica; pero, en realidad no se le podría llamar poesía a lo que escribía, sino que son pensamientos dispersos que trataba de que rimaran pero que en ningún momento se puede considerar como poesía que está en métrica.

Aja, ¿Cómo clasificarías tu obra con predominio de la métrica o el verso libre?
Toda mi poesía está basada en el verso libre. Apenas he escrito unos diez sonetos, quizá en toda mi vida y donde me siento tranquilo, cómodo, es en el verso libre. Aunque allí habría que aclarar que no por el hecho de ser verso libre significa que el verso en sí carezca de ritmo. De hecho una de las características que debe tener el verso libre es el ritmo. Y eso, es muy difícil de conseguir, de hecho muchos dicen que es más fácil escribir en métrica que escribir en verso libre, pero bueno eso es cuestión ya de opiniones, verdá.

¿Cuáles considerás que son los ejes temáticos o los grandes temas de tu obra poética?
Pues mi poesía se ha venido decantando por etapas en cuanto a temáticas. Al principio, predominó bastante lo que es lo social, eh, sobre todo allá por los noventa, noventa y dos, noventa y tres, noventa y cuatro, noventa y cinco, predominó bastante lo social. Luego, eh, hubo un cambio a lo existencial, temas que tenían que ver con la muerte, la soledad, el dolor, eh, y luego, una etapa así más íntima de poesía más intima, más amorosa, más tirado a lo erótico; y actualmente, estoy escribiendo bastante poesía que tiene que ver con la locura, tanto física como la locura espiritual o psicológica, verdad, y actualmente que estoy escribiendo un poco de todo. No me encasillo en un tema. Actualmente, estoy escribiendo un libro que tiene varios temas, pero cuyo hilo conductor, digamos, que es la poesía que puede causar en determinado momento un poquito de polémica, en cuanto a sus temas. Estoy escribiendo bastante poesía que tiene que ver con la religión; poesía que tiene que ver con la política, con lo social, pero no asumiendo una postura sino más bien criticándolas. Es decir, un tipo de poesía tirada a la anarquía, al hecho de no estar atado a una ideología y no estar atado a una sola forma de hacer poesía y no estar atado a una solo escuela literaria, eh, pues básicamente eso.

¿Cómo ha marcado la realidad en la que has crecido, en la que te has desenvuelto tu obra?
Ha influido bastante. Yo no soy de los poetas que escriben sobre cosas que no les pasan. Yo escribo más que todo sobre cosas que han sucedido en mi vida y que me han marcado y por eso es que las escribo. Rara vez, he escrito poemarios o libros enteros que traten temas que a mi me hayan afectado. En ese sentido, pues, todos, casi todos los libros y poemarios que tengo, inéditos como publicados reflejan un poco de lo que he vivido en cada etapa de mi vida. Así por ejemplo, como te repito, al principio predominó lo social. Vengo de una familia –en parte- que estuvo muy vinculada al aspecto social en la década de los ochenta, eso más las amistades que uno tiene le hacen que uno escriba sobre ello, más la escuela literaria que uno trae de los libros de los ochenta me hizo escribir sobre ello. Luego, en mi vida particular y privada, pues también hay muchas cosas que han influido a escribir sobre el dolor, sobre la soledad, que están ahí y que están directamente asociados con mi vida personal. El hecho, por ejemplo, de tener dos hermanos, por ejemplo, que son especiales ha influido en parte en la obra que he escrito. No digamos una gran parte, pero si una parte significativa de lo que he escrito está relacionado con ello y así también en la etapa amorosa, también lo que me ha pasado en ese campo específico también ha afectado la poesía y así en general todo lo que escribo tiene que ver con mi vida y con lo que yo pienso. Nunca imposto una voz a la hora de escribir. Por eso paso mucho tiempo sin escribir porque no hay nada que me mueva ha hacerlo.

¿podrías darme nombre de poemas que por el tratamiento, la técnica los considerés como los mejor logrados?
Bueno, vamos a ver. Para tratar de ser un poco, para tratar de diversificar los poemas en períodos, yo diría que quizá del libro, Vuelos y astillas, del libro Novísima antología, es parte de un poemario que se llamaba Las estaciones del silencio. Vuelos y astillas, sería ese. De aquí vengo se llama otro de ese mismo libro, ah. Ensayo sobre la locura, que es de Los Fusibles Fosforescentes. De ese libro hay varios bien logrados, el otro que se llama, a ver, bueno los tres primeros de ese libro en la parte que está en prosa so poemas bien logrados. Neón Primitivo es el otro. En, de La danza de los días, Lulú es un poema bastante bien logrado. Eh, a ver, de los nombres, la verdad no me acuerdo mucho, pero, también de ese mismo libro La danza de los días esta… No recuerdo el nombre ahorita, pero es el poema que termina con una alusión a una de la película de Alen Ginchoc, que es donde el actor apuñala a la actriz. No recuerdo el nombre del poema, a veces se me olvidan. Y dos más de ese texto creo que son los más logrados. En total, si pudiera resumir la totalidad de los poemas bien logrados yo diría que son ocho o nuevo poemas. Los que totalmente están así, bien logrados como para una antología latinoamericana o algo por el estilo.

No hay comentarios: