lunes, 28 de junio de 2010

Semifusa en receso temporal

Con profundo pesar recibí la noticia que la revista virtual especializada en artes se daría un descanso temporal. Sin embargo, junto a esta noticia recibí otra que me alegra compartir con ustedes:
Top 10 Literatura:
Ramón Francisco Jurado (PAN)
Eleázar Rivera (SAL)
Silvia Piranesi (CR)
María Eugenia Ayala (PAR)
Mayra Oyuela (HON)
Dina Bellrham (ECU)
Alí Víquez Jiménez (CR)
Ariel Barría Alvarado (PAN)
Lauri García Dueñas (SAL)
Javier Munguía Rendón (MEX)
Fuente: http://revistasemifusa.blogspot.com/

sábado, 26 de junio de 2010

El turno de la poesía

La primera vez que escuché el nombre de Roque Dalton fue en casa del poeta Waldo Rojas frente a su biblioteca en Santiago, desde cuyos estantes bajó El turno del ofendido. Rojas, quien da clases actualmente en La Sorbona y es autor de Príncipe de naipes y Cielorraso, entre otros poemarios, me comentó la vida insólita, sorprendentemente novelesca, pero real, del poeta salvadoreño, cuyo asesinato y natalicio se conmemoran por estos días. Dalton tenía siete vidas de acuerdo con el relato de Rojas, preso en una de las miserables cárceles de la dictadura de turno salvadoreña, había sido fusilado junto a otros presos, pero su cuerpo, que no fue impactado, quedó debajo de los muertos y no tuvo necesidad siquiera de resucitar y se fugó.
Rolando Gabrielli
23 de junio de 2010
(Nota tomada de la revista Virtual Letralia http://www.letralia.com)

viernes, 25 de junio de 2010

Dos Fotos con lluvia

I (con flash)

· “Yo Dios, confieso que no he pecado”

Cuando llueve solo en la sombra
es porque estás durmiendo desnuda
y Dios llora.

II (sin flash pero con capturador de sonrisa)

· “De miserables”

Desde mucho antes que perdieras tus sueños húmedos,
yo ya estaba bajo la lluvia
muriéndome de sed.
Vladimir Amaya

miércoles, 23 de junio de 2010

Ensayo sobre la Tristeza

Uno no se da cuenta de que los altos robles
aunque nobles y magnos han de caer un día,
que en su caída impresionante
arrastrarán presagios y sístoles ignotas.
Y en los retornos a la gloria
de estos descomunales cerebros compartidos
por la indolente humanidad
el Universo tiembla, mientras el pluriverso
alcanza alturas siderales.
Hacedle al gran maestro Saramago una estrella.
Grabad en su S inmensa del sol la fiebre eterna.
Contad con él, decid con él, leed con él
la historia de este mundo
e incendiadlo después. Sin él apesta.
Por último
haced de este arrebato un pañuelo
y pasádselo al dios que por Él llora...

Rafael Mendoza el Viejo.
El Salvador, 22 de junio, 2010

sábado, 19 de junio de 2010

Pintura de Saramago

(Foto de Alberto Hugo Rojas)

Caricatura de Saramago


(Foto de Alberto Hugo Rojas)

Lanzarote despide a Saramago

Estas es una de la cosa que nunca quieres contar pero tienes que estar para todo en este oficio. Ayer me llamaron para decirme que José Saramago había muerto en su casa de Lanzarote. Puse la tele y allí podía leer la noticia las letras de última hora. Deje todo lo que hacía y me fui a la casa de Saramago en el municipio de Tías. Después de un rato de espera entre el ir y venir de gente salía el féretro del escritor de su casa a la biblioteca y sede de su fundación a tan solo unos paso. Todo fue realmente muy rápido sin casi espera y con un buen trato hacia los reporteros que allí hacíamos guardia por parte de familia y amigos pese al dolor del momento facilitaron mucho nuestro trabajo. Todos entramos en orden y respeto. Creo que nunca habíamos tenido una organización así sin que nadie nos dijera nada para hacer nuestras imágenes.
En el centro de la biblioteca José Saramago entre sus libros. En la pared en un gran cuadro en tonos amarillos podíamos verle a él y su mujer, parecía decir hasta pronto. Muy cerca su silla ya vacía de el para siempre y su escritorio. Sobre la mesa las ultimas cosas que supongo el dejo allí la última vez que estuvo. Me llamo la atención una nota de una admiradora que venía desde Argentina dejándole su saludo pues hacia poco visito a Sábato haciendo lo mismo.
La cabeza del escritor descansa en su ataúd sobre un paño bordado con la frase "¿Estaremos extrañamente conectados a la bondad del mundo?" que le envió un lector desde Argentina después de leer uno de sus libros. Poco más puedo decir...Con todo respeto me dedique hacer mi trabajo que aquí pueden ver.
Hoy me toco madrugar para ir al aeropuerto para garbar la salida de sus restos mortales que partirían en un avión militar hacia Portugal. Allí se quedaran partes de sus cenizas la otra regresaran a Lanzarote y serán depositadas bajo un olivo en su casa.
Hace unos años José Saramago participo en mi exposición fotográfica; Palestina-Israel: dos pueblos condenados a entenderse. Saramago junto a Manolo Medina y Alberto Vázquez-Figueroa fueron los ponentes en la mesa redonda y los padrinos de mi proyecto. Para mí un honor que el Premio Nobel participara ese día. Contemplo mis fotografías, vio mi documental y expuso lo que él pensaba.
Alberto Hugo Rojas

A los 72 años, murió el escritor mexicano Carlos Monsiváis

19/06/10 - 18:30
Desde abril estaba internado en una clínica de la capital mexicana por una fibrosis pulmonar. Con más de 50 títulos, era uno de los ensayistas más populares de su país. También trabajó en varios medios de comunicación.

Carlos Monsiváis, uno de los escritores más populares de México, falleció hoy en la capital de ese país a los 72 años, después de pasar varios meses internado por una infección pulmonar.
"El escritor mexicano Carlos Monsiváis falleció el día de hoy (sábado) a las 13:48 horas (locales) en el área de terapia intensiva del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán por insuficiencia respiratoria", informó la Secretaría (ministerio) de Salud a través de un comunicado.
Carlos Olmos, vocero del ministerio, dijo que Monsiváis falleció por una "septicemia pulmonar". Estaba internado en terapia intensiva desde el 2 de abril.
Con más de 50 títulos, Monsiváis era uno de los escritores y ensayistas más prolíficos y reconocidos de México por su estilo crítico e irónico con el poder. También tuvo durante años una amplia presencia en los medios de comunicación.
Siendo un joven periodista, trabajó en Radio Universidad y comenzó a publicar en los años 60. Al igual que Poniatowska, Monsiváis fue afectado profundamente por la masacre de estudiantes en 1968 en una plaza del barrio de Tlatelolco en la Ciudad de México, y su libro "Los procesos de México'' (1970) narra los casos judiciales contra 68 estudiantes arrestados luego del incidente sangriento.
Más tarde publicó "Amor perdido" (1977), "Los rituales delcaos'' (1995) y "Aires de familia'' (2000), entre muchas otrasobras.
En marzo de este año, presentó su última obra, "Apocalipstick", una recopilación de crónicas de la capital mexicana.
A lo largo de una carrera llena de reconocimientos, el escritor ganó el Premio Nacional de Periodismo en 1977, el Premio JorgeCuesta en 1986, el Premio Mazatlán en 1989 y el Premio XavierVillaurrutia en 1996. Continuó siendo reconocido en sus últimosaños, y en el 2006 ganó el Premio FIL de Guadalajara (antes Premiode Literatura Latinoamericana y del Caribe Juan Rulfo).
El poeta José Emilio Pacheco dijo alguna vez que Monsiváis era el único escritor a quien "la gente reconoce en la calle''.
(Nota publicada en el Periódico El Clarín)

viernes, 18 de junio de 2010

Duelo por Saramago

Reuters
Viernes, 18 de Junio de 2010
El escritor José Saramago, primer Nobel portugués de Literatura, falleció el viernes en su vivienda de la isla canaria de Lanzarote a los 87 años, informó la editorial que publica sus libros en España, Alfaguara.
Escéptico y pesimista empedernido, Saramago combinó el realismo mágico con la acerba crítica política, levantando la voz en numerosas ocasiones contra las injusticias, el conservadurismo, la Iglesia y los grandes poderes económicos, a los que veía como las grandes enfermedades de su tiempo.
"Estamos todos hundidos en la mierda del mundo y no se puede ser optimista. El que es optimista, o es estúpido, o insensible, o millonario", dijo en diciembre del 2008 durante la presentación en Madrid de "Las pequeñas memorias", una obra en la que recuerda su infancia entre los 5 y los 14 años.
La Fundación Saramago dijo que el escritor había muerto de un fallo multiorgánico tras una enfermedad prolongada.
"Creo que es una gran pérdida para la cultura portuguesa", dijo el primer ministro portugués, José Sócrates, a los periodistas al conocer la noticia.
"Sus obras han enorgullecido a Portugal, su muerte vuelve a nuestra cultura más pobre", añadió.
Entre las obras del autor portugués, que era miembro del Partido Comunista y comenzó su carrera literaria como poeta, figuran "El año de la muerte de Ricardo Reis", "El evangelio según Jesucristo", "Ensayo sobre la ceguera", "La balsa de piedra" y "La caverna".
El prolífico escritor, cuya delicada salud hizo temer por su vida hace unos años, había publicado a finales de 2009 su última novela, "Caín", una irónica mirada al Viejo Testamento que fue muy criticada por la Iglesia católica.
En la presentación de esa obra, dijo que la Biblia era un "manual de mala moral" y un "catálogo de lo peor de la naturaleza humana".
Natural de Azinhaga, en el centro de Portugal, creció en el seno de una familia de campesinos y se autoexilió en 1992, después de que el Gobierno portugués excluyera su novela "El evangelio según Jesucristo" de una lista de recomendaciones para un premio literario.
Desde entonces, tenía fijada su residencia en Lanzarote, donde vivía con su esposa, la traductora y periodista española Pilar del Río.
Nota y fotografía tomada del Diario de Hoy

miércoles, 16 de junio de 2010

¿Qué es la Literatura?

Al subrayar la importancia de la literatura para nuestra vida y en especial para los jóvenes, quiero sugerirles que nos imaginemos un mundo sin historias, imágenes, poemas, inspiraciones. Sería un mundo inaudible, inefable e incomprensible. No existiría la magia que evocan los contornos de nuestro ambiente y que despiertan significados en nuestras vidas. Careceríamos del medio para expresar nuestra alegría o nuestra tristeza ante los diferentes fenómenos naturales o sociales. Tampoco podríamos evaluar o revivir nuestras experiencias. Seríamos criaturas superficiales con poco sentido de la inmensidad de nuestro universo.

Nada es más íntimamente nuestro que la literatura. La naturaleza no cuenta cuentos ni escribe poemas. Somos nosotros los que profundamente afectados por una experiencia la arropamos de imágenes y la convertimos en un ente armonio con vida propia. Y son estas creaciones las que sumándose van construyendo nuestra memoria colectiva. Es esta la que nos permite revivir y reposesionarnos de esas experiencias críticas que marcan nuestro existir. Es ésta la que nos permite evocar desde nuestro ser, y que nos llama a dar de nosotros a los demás.

La literatura es, pues nuestra memoria colectiva. Es el pilar que sostiene nuestra cultura. Es la fuente a donde vamos a vigorizar nuestras energías creativas.

Un mundo sin literatura sería un mundo que no podríamos recordar. Perderíamos nuestra memoria; esa virtud inapreciable que nos permite recrear el pasado y reinventar nuestras vidas. Existiría la creación pero no la recreación, pues es la memoria literaria la fuente de toda creatividad.

(Paráfrasis del discurso leía en la Fundación María Escalón de Núñez al presentar el Certamen de Literatura Joven “Pensamiento Por La Paz.)

domingo, 13 de junio de 2010

Tarde en Manhattan de Karla Coreas

La poeta Karla Coreas se instala en una Tarde en Manhattan, y desde allí contempla la rutina cotidiana que arrastra los sueños, la fragilidad humana que se esconde en la urbe, mundo extraño al que llamamos ciudad... Y en ese diálogo caótico, en la eterna búsqueda de la utopía, triunfante se sumerge al simétrico universo de las pasiones, y con el corazón cubierto de alfileres, comienza a enhebrar el canto gozoso de la carne sinfonía de los sentidos; donde la geografía de su piel, se niega a extinguir la braza del recuerdo, las cenizas del amor, la llama cómplice de nuestro ser. Camino espinozo de aventuras, despedidas, encuentros y desencuentros, es lo que sucede en un Tarde en Manhattan, en el territorio necesario de la esperanza.
René Chacón
(Poeta Salvadoreño)