domingo, 31 de octubre de 2010

Jorge Lemus gana premio de cultura

El Diario de Hoy
Viernes, 29 de Octubre de 2010

Se le entrega por su destacada labor en el rescate de la lengua náhuat

"Espero que este premio despierte el interés en otras personas por el rescate y la revalorización de los indígenas en El Salvador", así se expresó Jorge Lemus, ganador del Premio Nacional de Cultura 2010, que entrega anualmente la Secretaría de Cultura.
El galardón le fue concedido por su "preocupación y dedicación por crear condiciones para garantizar un cambio generacional de náhuat-hablantes", según el acta del fallo del jurado calificador.
Lemus trabaja en la revitalización de la lengua náhuat y la visualización del problema de los indígenas salvadoreños desde hace 25, sus investigaciones han sido elaboradas especialmente con la cultura pipil.
Según explicó el lingüista, el proyecto que ha desarrollado se llama "Revitalización de la lengua náhuat", el cual tiene varios componentes como libros de texto, capacitación de los maestros, la enseñanza del idioma en los centros escolares, entre otros.
"El proyecto de este año es la Cuna Náhuat, que está dirigido a niños de 3 a 5 años, siempre en Santo Domingo de Guzmán, Sonsonate, donde tenemos a 15 niños y 4 señoras de esas comunidades a quienes hemos capacitado a pesar de su no escolaridad; hemos convertido a estas señoras en profesoras", explicó Lemus.
El secretario de cultura de la presidencia, Héctor Samour, detalló que el Premio Nacional de Cultura "es el más importante reconocimiento que desde el Gobierno de la República se hace a un artista o a una entidad artística cultural".
"Me siento muy feliz, pienso que es un reconocimiento no solo a mi trabajo como investigador, sino también para todos los que han colaborado en este proyecto", mencionó el Lemus.
Antes de que se desarrollara "Revitalización de la lengua náhuat", quedaban unos 200 náhuat hablantes en todo el país. Ahora la cifra se ha multiplicado ya que actualmente hay alrededor de 3 mil personas aprendiendo esta lengua.
El acto oficial de la entrega del premio será el próximo 5 de noviembre en Casa Presidencial, con el presidente de la República, Mauricio Funes.
(Nota tomada de la versión digital del Diario de Hoy:

viernes, 22 de octubre de 2010

Escritores Salvadoreños en Taller de Dramaturgia para niños y jóvenes

La Embajada de México, la Secretaría de Cultura de la Presidencia de El Salvador y la Universidad José Matías Delgado realizaron del 20 al 22 de octubre un taller de teatro infantil denominado: "Taller de cuento y Teatro Infantil para Escritores".
Esta capacitación fue impartida por la dramaturga y maestra mexicana Berta Hiriat, quien tiene experiencia en teatro, radio, periodismo, literatura, y además, en la coordinación de talleres creativos en estos campos.
El propósito primordial del taller fue que los escritores conocieran los elementos de un texto dramático y motivarlos a la producción de textos que estimulen el imaginario de los niños que se ven expuestos a la violencia. También se enseñó a adaptar un texto narrativo al teatro y de plantear una obra original.
Entre los contenidos que profundizaron están géneros literarios, acción dramática, diálogos, adaptación al lenguaje teatral, creación de texto dramático y literatura dramática para niños.
Hiriat ha publicado novelas, obras de teatro y ensayos, los cuales están dirigidos a niñas, niños y adolescentes. Además es la ganadora del Premio Nacional de Narrativa Colima, en México.
Entre los escritores que participaron en este taller se encuentran Carmen Gonzalez Huguet, Ernesto Panamá, Jorgelina Cerritos, Luis Chavez, Mario Noel Rodríguez, Nidia Sandoval, Miroslava Rosales, entre otros.

martes, 19 de octubre de 2010

La danza de la poesía

La poesía canta y desencanta, bebe y nos bebe, duda y desnuda. No existe definición que la limite. El señorío de ésta reside en su vocación de ensueño, en aquello que los humanos tocamos con otras manos, olemos con otro corazón, besamos con labios renovados. Y no ha sido otra la función de la poesía, lo testimonian los poetas chinos de la antigüedad y César Vallejo, Quevedo y Octavio Paz, Sor Juana y Alejandra Pizarnik. Y no corro riesgo alguno si afirmo que aunque el abuelo Huidobro –consumado en su juventud- haya declarado la muerte de las metáforas, hay voces hoy día que se niegan a aceptar la sentencia del maestro. El poeta al que voy a referirme es una de etas voces.
Si me pidiera definir la poesía de Alfonso Fajardo, diría que se trata de una voz impresionista, y nunca de ese socialismo matizado de surrealismo, muy en boga en los setenta, que no estuvo mal, pero que nos hizo un nudo ciego en la cabeza a los castigados por el exteriorismo gratuito. Su expresión la percibo más cercana a la música de Claudio Debussy, que es el lenguaje de los sueños. Sin duda, entre los jóvenes potas es en quien encuentro más lectura, esto es, la asimilación de los poetas padres. A sus 26 años pasa de la filosofía oriental de Octavio Paz, a la caverna verbal de Lezama Lima; pero también lee a sus contemporáneos y hace abstracción de lo mejor. En pocos poetas he sentido el rigor por la formación poética. Muchos gastan talento en rimar lo que es ya de por sí disonante en la realidad, o despilfarrar su vida incorporando la música popular a su verbo, hay poca reflexión y lectura, y fácilmente se es prese del snobismo.
La danza de los días es un libro escrito con las venas. Estamos hablando de un poeta que inicia su carrera y lo hace con zancadas seguras. Es interesante encontrar al poeta urbano que ridiculiza la ruidazón del medio que le tocó en pena vivir, pero al mismo tiempo se autocuestiona permanentemente. Es la ciudad-espejo, la ciudad-amor prohibido, que te va acabando y ella, con gestos de humo y modernidad ríe y llora. Su poesía es vida vivida, recorrida por fantasmas, pero en fin expresión viva.
Vivo entre hermosos edificios de nada / y me divierto”, dice el poeta Fajardo, tratando de explicarse lo que es su vida, que es soledad acompañada. Por momentos conversacional, imposible negar la presencia del cadáver florido de Roque Dalton por los pasillos de esta poesía de respiración vigorosa.
Bien por este poeta que ya entendió el ritmo de la danza, danza que es vida, que es sueño, que es pegunta ante las puertas selladas dela verdad.

Mario Noel Rodríguez
(Prólogo del libro “La danza de los Días”)

miércoles, 13 de octubre de 2010

Táctica y Estrategia

Mi táctica es
mirarte
aprender como sos
quererte como sos

mi táctica es
hablarte
y escucharte
construir con palabras
un puente indestructible

mi táctica es
quedarme en tu recuerdo
no sé cómo ni sé
con qué pretexto
pero quedarme en vos

mi táctica es
ser franco
y saber que sos franca
y que no nos vendamos
simulacros

para que entre los dos
no haya telón
ni abismos

mi estrategia es
en cambio
más profunda y más
simple
mi estrategia es
que un día cualquiera
no sé cómo ni sé
con qué pretexto
por fin me necesites

Mario Benedetti

jueves, 7 de octubre de 2010

Nobel de Literatura para Mario Vargas Llosa

Estocolmo - Suecia
07 Octubre 2010 - 3:09 pm
El Perú en los ojos del mundo
Mario Vargas Llosa obtuvo el premio Nobel de literatura 2010
El escritor peruano Mario Vargas Llosa obtuvo hoy, a los 74 años, el premio Nobel de Literatura 2010, galardón para el que fue eterno candidato desde la década de 1980, pero que siempre le había sido esquivo.
Desde Nueva York donde se encontraba, Vargas Llosa se mostró feliz y emocionado por la noticia y lo recibió como un homenaje a la literatura latinoamericana. En sus primeras palabras dedicó su premio a su país natal, Perú.
Latinoamérica celebra
La noticia de la obtención del Premio Nobel de Mario Vargas Llosa se difundió rápidamente en casi todos los rincones del planeta, especialmente los de habla hispana.

Es el triunfo de las letras hispanoamericanas
En Perú todas las autoridades e intelectuales mostraron su satisfacción y orgullo por el máximo galardón de las letras obtenido por Vargas Llosa.
Autoridades y dirigentes de países como Argentina, México, España, Colombia, Chile y Costa Rica mostraron su emoción y alegría por el gran reconocimiento.
Más aún porque con este premio, los escritores de lengua española recuperaron un galardón que se ha hecho esperar 20 largos años, desde que lo obtuviese de la misma forma el mexicano Octavio Paz en 1990