domingo, 23 de enero de 2011

Poema de los regresos


Un jurado integrado por Silvia Elena Regalado, Miguel Huezo Mixco y José Roberto Cea después de valorar las obras presentadas al Certamen en Memoria de Jon Cortina, tuvo a bien otorgar el Primer Lugar a la obra presentada por el poeta Pedro Valle.

A continuación transcribo la obra ganadora:

A Jon Cortina

Sabes que siempre regreso
por los caminos de diciembre
para descubrir la música sencilla
de aquellos peregrinos
que un día volvieron
de las fronteras del tiempo

Erigieron una casa grande de amor
juntaron manos
y bajo todas las tormentas
encendieron el fuego de la vida

Nunca importó. el dolor
que entre golpes de ausencia
se traga. Mesa Grande
tampoco la cara sucia de la
infancia
que un día se desdibuja.
entre disparos de miedo
Era más grande la estrella
la luz los pasos
del horizonte cercano
con tu vuelo de pájaro llegaste
para posarte en ese .árbol
de infinitos ramajes

Del otro lado del mar
vino una canción rebelde
que también era sed
en los manantiales de la Patria

En el centro del asombro
naciste de nuevo
cuando la inesperada metralla
de la noche aciaga
sembró. rosas de sangre
en el jardín de la historia
En el centro del asombro
naciste de nuevo
cuando la inesperada metralla
de la noche aciaga
sembró. rosas de sangre
en el jardín de la historia

Guarjila era silvestre
en los caminos del corazón
generosa en las manos del
campesino
que sembr. milpas
en las colinas del viento

El tren del recuerdo
regresa
con una fotografía en blanco y negro
Jon es inocente no sabe
pero la guerra es mirar el dolor
en el rostro de sus padres
es dejar la casa los libros y la escuela
es olvidar la infancia
para huir desesperadamente
hacia la noche
de una frontera imaginada
como si todo se pudiera olvidar
cerrando los ojos
como si fuera posible
arrancarse del corazón todos los muertos

Entonces comprendiste
que no hay dolor más grande
que refugiarse en el recuerdo
de todo lo que se ama
Es morir un poco
en la incierta geografía
de un país sin nombre
en la distancia triste
de una raíz marchita
Sólo entonces
milagrosamente
los Serranos recobraron la vida
volvieron desde el río sagrado
con sus rostros de luz
para cultivar en las anchas aradas
el nuevo maíz de justicia y verdad
El puente que constru.ste
sigue poblado de pasos
desde tu piel hasta mi sangre
desde mi voz hasta tu presencia
por eso es in.til buscarte

Habitas por siempre
el anónimo lugar de los humildes
que abren las puertas del amor
para seguir escribiendo
el poema de la vida
en las páginas del tiempo

No hay comentarios: